Un toque de color en el salón

En ocasiones nos gusta tener espacios monocromáticos porque resultan sobrios, elegantes, sencillos, incluso acogedores, si elegimos bien el color, los tejidos y la decoración con que completar el look del espacio 😉 Pero también es cierto que no queremos espacios sosos y sin personalidad, por eso, elegir una pieza protagonista y que además ponga el punto de color, es un acierto en cuanto a lo que se refiere a la decoración. Esto hará que nuestra vista se fije en este elemento y el resto, sea un discreto complemento.

Con un telón de fondo blanco y pequeños toques de gris que empañan alguna pared… se consigue un espacio limpio, luminoso y sencillo donde el sofá naranja aporta vida al ambiente, de una forma sutil y acogedora gracias a sus formas y un tejido aterciopelado.

El conjunto es absolutamente genial. Las patas metálicas de nuestro sofá así como la de la mesa de centro y la butaca se complementan a la perfección entre sí y con el resto del mobiliario.

Vía Entrance Makleri

Como véis, utilizar un elemento destacado para cualquier espacio, ya sea un salón (como este caso) un dormitorio etc… crea un ambiente relajado, moderno y pone un toque de color que alegra la vista 😉

Espero que hayáis cogido la idea! Nos vemos pronto!!! 🙂

MariAngel

 

Leave a Reply