La elegancia de contrastes

Los contrastes son siempre una fuente de vida para cualquier espacio, son lo que los hace revivir de alguna manera. Diseñado por IDwhite, un pequeño apartamento de 55 metros cuadrados transmite elegancia gracias al juego de contrastes, piezas de diseño exquisito y líneas sencillas nos muestra, como siempre, que… menos es más 😉

Un trío de ases son la base de esta decoración: blanco, negro y madera. El blanco y negro forman uno de esos contrastes estrella donde se siempre se transmite elegancia. La pureza de las líneas de los muebles son el punto extra para que aporta ligereza y exquisitez.

La madera es el tercer elemento de esta combinación. Un material que siempre ayuda a contribuir a espacios donde se requiere un toque de calidez. Este material, en esta ocasión, se usa en un diseño minimalista, manteniendo unas líneas puras y sencillas para crear una especie de gran cubo que esconde tanto el mueble del salón como otra de las estancias de la vivienda.

El negro se ha utilizado principalmente en una versión mate, tanto para el mueble bajo del salón como para la cocina y la verdad es que es una opción interesante que aporta un cierto carácter masculino, diferente y evita las odiosas marcas de las manos por todas partes jejeje 😉

Aunque me parece que se ha utilizado en exceso, creando zonas demasiado “agresivas” visualmente, he de decir que me encanta! Eso sí… algún panel menos de negro no hubiera sido mala opción.

Esta vivienda ha sido pensada en base a la creación de cubos para integrar cualquier estancia.  Aquí vemos como además del mueble del salón que veíamos antes… se ha hecho lo mismo con la cocina que, en forma de cubo, acoge tanto esta estancia como en su exterior, una zona de recibidor.

Al verlo por separado, hemos tenido una sensación de oscuridad muy intensa, sin embargo, al ampliar la visión y abarcar el conjunto, vemos un equilibrio perfecto y una enorme luminosidad que lo baña todo. Esto se ha conseguido gracias a un inmenso telón de fondo blanco tanto para suelo, paredes y techo, así como elementos de estructuras metálicas ligeras.

Lo dicho… un salón más que luminoso, elegante y digno de cualquier amante del diseño y el buen gusto. Simplicidad, comodidad, calidez y cierto minimalismo describen de la mejor manera posible a una zona, para mi…. perfecta!

En el dormitorio se ha dado protagonismo al negro manteniendo la sobriedad, su acabado mate y el intenso contraste con el blanco tanto en los textiles…

… como en una zona que sirve tanto de tocador como escritorio. Con un diseño fantástico, en el cual se han basado todas las piezas que encontramos por la casa… estructuras metálicas con una especie de enrejados que le dan originalidad manteniendo la ligereza.

Para el baño… ha sido un acierto dejar los contrastes a un lado, ya que se trata de un espacio de pocos metros sin iluminación natural. La elección de un blanco intenso junto al cristal y un ligero toque de color neutro en un suelo hexagonal son un 10 total!

Y todo esto en tan solo 55 metros cuadrados. Una vez más vemos como en pocos metros podemos tener un hogar fantástico… funcional, cómodo, confortable y de diseño. Las elecciones correctas son la clave para tener espacios tan agradables como esta vivienda a la que no le falta detalle y donde haber utilizado diseños ligeros con estructuras sencillas permite tener toda la funcionalidad necesaria y no sobrecargar los ambientes.

Espero que os haya gustado y recordad… en la sencillez está el buen gusto 😉

MariAngel

 

Leave a Reply